miércoles, 8 de enero de 2014

Seres míticos de Cantabria


  Muchas veces cuando pensamos en seres feéricos nuestra imaginación nos lleva a la campiña inglesa y escocesa o a la tradición nórdica con sus hadas duendes trolls y demas seres, sin conocer en muchos casos la gran tradición que tenemos en España acerca de este tipo de seres mágicos. Hoy desde revista esotérica vamos a mirar al norte de España donde existe una gran tradición acerca de estas criaturas y mas concretamente vamos a fijarnos en las tradiciones de los montes y valles de Cantabria.


  Este tipo de seres pueden ser bondadosos y amigables, pero también podemos encontrarnos con algunos  terribles y amenazadores. Algunos viven en lo mas escondido del bosque, mientras otros encuentran refugio en nuestras boardillas y sótanos.

  En la actualidad muchas de estas tradiciones debido al traslado del campo a las ciudades se están transformando y esos seres que en las zonas rurales en el campo se ven de una manera en el mundo tecnológico de lo inmediato se ve con formas diferentes. Algunas personas piensan que se están extinguiendo este tipo de seres al desaparecer del imaginario colectivo. Otros entre los que me encuentro pensamos que lo que están haciendo es seguirnos a los ambientes modernos en los que nos vemos envuelto en la actualidad mutando la forma en la que se nos aparecen, (esto explicaría los encuentros con extraterrestres, abducciones, aparecidos, voces etc.), o simplemente pueden estar manteniéndose al margen de nuestro foco de atención dentro de estos ambientes modernos.

  Centrándonos en el medio rural cántabro pasamos a describir algunos de sus seres feéricos mas populares.

  Trenti: Este ser es un simpático duende muy travieso habitante de los bosques, se viste de hojas musgos y raíces.  Le gustan las chicas a las que pellizca al pasar y tira de sus faldas. Le encantan los niños y  los hombres y siempre que puede les ayuda cuando se encuentran con problemas en el bosque.

  Trasgo: Duende casero de carácter familiar habita en el hogar, en ocasiones se le ve cojear y con rabo. Le encanta gastar bromas pesadas, como romper platos, asustar a los animales domésticos de la casa, esconder objetos, etc. También le gusta en la medida de lo posible y de su carácter  ayudar en la casa.




  Tentirujo: Duende de orejas puntiagudas viste de rojo y con boina. Se vuelve invisible con la mandrágora aprovecha esta invisibilidad para acariciar a las chicas. Se dice que cuando las toca se vuelven descaradas, de hay el dicho aun vigente cuando una chica daba un gran cambio en este aspecto de repente, tropezó con el “Tentirujo”.

  Ojancano: En este caso estamos ante un monstruo que personifica el mal la crueldad y la brutalidad. Personaje salvaje y fiero se le encuentra en los lugares mas recónditos de la montaña. Los mas ancianos cuentan que se le puede ver en las noches claras del invierno caminando sobre la nieve.




  Se le atribuye el robo de ovejas ,la destrucción de puentes, el rapto de aldeanas, además de influir negativamente en los habitantes del lugar sembrando la discordia el rencor la envidia y los robos. Antiguamente se protegía a los recién nacidos con ungüentos de agua vendita para protegerlos del Ojancano.
  Se cuenta que en ocasiones aparecen ojancanos buenos que avisan de la presencia de sus congéneres “malos”  estos serian de trato amable y bondadoso.

  Ojancana: Mujer del Ojancano,  de la misma manera que este de actitud y aspecto aterrador, sus victimas son niños que se pierden en el bosque. Es parecida a las lamias vascas pero superior en fortaleza y crueldad.

  Anjana: Es uno de los personajes míticos mas conocidos y queridos de la mitología cántabra.  Son la contrapartida en las leyendas cántabras a los ojancanos,  ya que son buenas, generosas, y protectoras. Existen varias versiones a cerca de las anjanas, se dice que son espíritus buenos enviados por dios para que realicen obras buenas. Otros dicen que son los espíritus de los arboles encargados de cuidar los bosques. Sus ojos se dice son de un negro o azul brillantes de mirada serena y amorosa. Su piel es blanquísima y de voz muy dulce. Se las ve paseando por las sendas de los bosques, cerca de las orillas, de los riachuelos y en la entrada de ciertas cuevas.


  Con estos ejemplos emblemáticos de seres míticos de Cantabria, he querido señalar esta parte de nuestra realidad presente aun hoy en las zonas rurales y que denotan la presencia de un aspecto de nuestra la realidad que se nos escurre entre los dedos. Estos personajes de leyenda cuentan con muchos mas testigos de lo que podríamos llegar a imaginar,  una realidad que desaparece poco a poco y que esta quedando relegada a algo folclórico y entrañable. 

http://www.esotericosfehu.com

www.mineralesberkano.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada